HEPATITIS

HÍGADO.

El hígado es el órgano de mayor tamaño del cuerpo humano y pesa, aproximadamente, 1.5 kg.

El hígado juega un papel fundamental en el metabolismo de los hidratos de carbono, las proteínas y las grasas. Actúa como regulador de los niveles de glucosa en sangre, la almacena como glucógeno o la transforma en ácidos grasos cuando aumenta y la libera al torrente sanguíneo o la sintetiza, degradando las proteínas y los aminoácidos, cuando es necesaria. También almacena vitaminas y minerales y está implicado en el metabolismo de hormonas y fármacos.

Recibe sangre del intestino y capta los nutrientes para su procesamiento y almacenamiento, y elimina las bacterias y las sustancias extrañas antes de su paso a la circulación sistémica.

El hígado junto con los riñones ejerce una función detoxificante vital.

El hígado produce diariamente entre 600 y 1.200 ml de bilis, fluído verde amarillento que contiene agua, sales biliares (para la absorción de grasas), bilirrubina (de la destrucción de glóbulos rojos), colesterol y otros productos del metabolismo.

El hígado es una víscera encargada de múltiples funciones, que pueden resumirse en las funciones de síntesis y de detoxificación.

La patogenia de las enfermedades que afectan al hígado no es diferente de la de otros órganos, encontramos procesos inflamatorios o infecciosos, alteraciones vasculares, metabólicas, lesiones tóxicas y neoplasias.

Las enfermedades que pueden dar un fallo en la función hepatocelular se pueden subdividir en 3 grandes grupos:

  1. Procesos inflamatorios-infecciosos: Hepatitis virales agudas y crónicas; Hepatitis autoinmunes.
  2. Procesos tóxico-metabólicos: Hepatopatía alcohólica; Esteatohepatitis no alcohólica; Hepatotoxicidad por fármacos y tóxicos.
  3. Procesos neoplásicos: Carcinoma hepatocelular.

Muchas de estas enfermedades suelen concluir en un cuadro final común, la cirrosis hepática.

HEPATITIS.

La hepatitis es una enfermedad inflamatoria que afecta al hígado. Puede ser infecciosa, inmunitaria o tóxica. También puede según su etiología una enfermedad de transmisión sexual.

Existen virus específicos que provocan hepatitis, los virus hepatotropos, los más importantes son los virus A, B y C, en menor medida, el D y E, y los últimos, F y G.

 

Autor entrada: Rocío Samper

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *